Crear el clima adecuado para alentar al alumnado - Padres ayudando a Padres
Padres Ayudando a Padres, escuela de padres y madres, estrategias para alentar y motivar a los alumnos
coaching, creatividad, inteligencias múltiples, hábitos saludables, escuela para padres, comunicación no violenta, neuroeducación, educar a los hijos, cuentoterapia, escuela de padres y madres, disciplina positiva en el aula, escuela de familia, formación docentes, aula, escuela, colegio, profesores, educadores, maestros,acoso escolar
52539
single,single-post,postid-52539,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.7.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Crear el clima adecuado para alentar al alumnado

La aplicación de una Educación Positiva en el aula requiere que el maestro comprenda que:

1. La calidad de las relaciones y el clima escolar son absolutamente importantes para el aprendizaje exitoso
del alumno.
2. El ambiente de trabajo y el clima del aula es definido por él.
3. El sentimiento de pertenencia y de sentirse importantes, por parte de sus alumnos, promueve su sentimiento de conexión con la escuela.
4. Sus alumnos van a estar más dispuestos a colaborar cuando se les permite tener un sentido de maniobra propia sobre lo que les sucede.
5. Es importante cuestionar la tradición de disciplinar a los alumnos a través del control adulto, bajo un sistema
de premios y recompensas.
6. Las consecuencias a largo plazo del castigo son nocivas.
7. El respeto, la empatía, la confianza en la capacidad de sus alumnos, el aliento constante y el amor incondicional por sus alumnos son ingredientes esenciales para establecer relaciones de respeto mutuo.
8. Necesita esforzarse en desarrollar sus propias habilidades socioemocionales.

Cuando las personas se enfrentan a desafíos en un ambiente que los alienta, hay crecimiento; de lo contrario, hay evasión. El rol del maestro es alentar el crecimiento.

Story Time in a Classroom Me gustaría concluir esta publicación con una historia que nos hará reflexionar.

“Imaginemos una pradera en la que hay un pato, un pez, un águila, un buho, una ardilla y un conejo.
Con la ayuda de algunos animales mayores elaboran un plan de estudios que, suponen, les hará ser animales más completos: correr,nadar, trepar a los árboles, saltar y volar.
El primer día de clases, el conejo se peinó las orejas y fue al curso de carrera.
Allí fue una estrella. Subió y bajó corriendo la colina a la mayor velocidad posible y se sintió muy bien. Pensó: “No puedo creerlo. En la escuela aprendo lo que mejor sé hacer”.
El instructor le dijo: “Conejo, realmente tienes talento para correr. Tus patas traseras son musculosas.
Con un poco de entrenamiento lograrás saltar cada vez mejor”.
El conejo respondió: “Me encanta la escuela. Aprendo lo que más me gusta y llegaré a hacerlo cada vez mejor”.
La clase siguiente fue de natación. Cuando el conejo olió el cloro dijo: “Un momento, un momento! A los conejos no nos gusta nadar”.
El instructor le dijo: “Bueno, quizá no te guste ahora, pero dentro de cinco años sabrás que era bueno para ti”.
En la clase de trepar a los árboles colocaron un tronco con un ángulo de 30º para que todos los animales tuvieran oportunidad de treparlo. El pequeño conejo se esforzó tanto que se lastimó la pata.
En la clase de salto el conejo se desempeñó bien; pero en la de vuelo tuvo un problema. El instructor le hizo un test psicológico y descubrió que le correspondía una clase de vuelo reparador.
En la clase de vuelo reparador, el conejo tuvo que practicar salto desde un acantilado. Le dijeron que si se esforzaba lo suficiente lo lograría.
A la mañana siguiente fue a clase de natación. El instructor dijo: “Hoy vamos a tirarnos al agua”. “Un momento, un momento. Hablé con mis padres sobre la natación. Ellos no aprendieron a nadar. A nosotros no nos gusta mojarnos. Quisiera abandonar este curso”.
El instructor dijo: “No puedes abandonarlo. El período para incorporarse y abandonar cursos ya terminó. En este momento tienes que elegir: o saltas o no apruebas”.
El conejo saltó. ¡Se asustó mucho! Se hundió una vez. Se hundió dos veces. Las burbujas subían. El instructor vio que se ahogaba y le sacó. Los otros animales nunca habían visto nada tan divertido como ese conejo mojado que parecía una rata sin cola, así que gorjearon, brincaron y se rieron de él. El conejo se sintió muy humillado. Aquel día deseaba desesperadamente irse de clase. Se alegró cuando acabó.
Pensó que cuando llegara a su casa sus padres le comprendería y lo ayudarían. Cuando entró les dijo: “No me gusta la escuela. Quiero ser
“Para salir adelante, necesitas un diploma”.
El conejo respondió: “No quiero un diploma”.
Los padres replicaron: “Vas a obtener un diploma quieras o no”.
Discutieron hasta que finalmente los padres lo enviaron a la cama. A la mañana siguiente el conejo fue rumbo a la escuela muy abatido. Entonces recordó que el director les había dicho que, cuando tuvieran algún problema, las puertas del consejero siempre estarían abiertas.
Cuando llegó a la escuela subió la silla que había junto al consejero y le dijo: “No me gusta la escuela”.
El consejero le respondió: “Cuéntame qué te ocurre”.
Y el conejo así lo hizo.
El consejero le dijo: “Conejo, te he escuchado. Te oí decir que no te gusta la escuela porque no te gusta nadar. Creo que he diagnosticado eso correctamente. Te diré qué haremos, conejo. Lo que mejor haces es correr. No sé por qué tienes que entrenarte en carrera. Arreglaré las cosas de manera que no tengas que correr más y así podrás tomar dos clases de natación”.
Cuando el conejo oyó eso saltó de la silla.
Al salir de la oficina del consejero, miró hacia arriba y vió al Viejo Buho Sabio, que inclinó la cabeza y le dijo: “Hermano conejo, la vida no tiene por qué ser así. Podríamos tener escuelas y ocupaciones donde a cada uno se le permitiera concentrarse en lo que hace bien”.
citas_00102
El conejo recapacitó. Pensó que cuando se graduara pondría en marcha algún negocio en el que los conejos no hicieran otra cosa que correr, las ardillas trepar a los árboles y los peces nadar. Mientras se internaba en la pradera suspiró suavemente y dijo para sus adentros: “Será un lugar maravilloso”.

Crear el clima adecuado para que los alumnos encuentren su hábitat de desarrollo intelectual y emocional debe ser el fin de todo educador.

Para recibir información de recursos gratuitos y más información sobre cómo educar con respeto visita mi web y suscríbete en www.padresayudandoapadres.com
 
 
Firma

Carmen Fernández Rivas
 
Educadora Certificada en Disciplina Positiva para Padres y en el Aula (CPDPE) & (CPDCE) por la Positive Discipline Association EE.UU.
Positive Discipline Association
 
 

 
También en Redes Sociales en los siguientes enlaces:
 
 
Educación Positiva para el Aula
 
Padres Ayudando a Padres
 
 

1 Comment

Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies