UN NIÑO NECESITA ALIENTO COMO UN PLANTA NECESITA AGUA. - Padres ayudando a Padres
Padres Ayudando a Padres, escuela de padres y madres. Los niños necesitan del aliento de los adultos para poder tener confianza en si mismos y enfrentarse a los retos de la vida, aprender de los errores y aprender habilidades socioemocionales.
escuela para padres,neuroeducación, educar a los hijos, cuentoterapia, escuela de padres y madres, disciplina positiva en el aula, escuela de familia, formación docentes, aula, escuela, colegio, profesores, educadores, maestros,acoso escolar,educación positiva,disciplina positiva,talleres de disciplina positiva,saber perder,empatía, educación emocional
53417
single,single-post,postid-53417,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.7.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 
alentar al niño

UN NIÑO NECESITA ALIENTO COMO UN PLANTA NECESITA AGUA.

LAS BASES DE LA DISCIPLINA POSITIVA

“Los niños necesitan estímulo así como las plantas necesitan del agua. No pueden vivir sin ella.”

Rudolf Dreikurs afirmaba que un niño mal portado es un niño desalentado. En un sentido literal los niños podrían sobrevivir sin estímulo, pero la motivación es el alimento que hará que florezcan, así como las flores crecen con el agua.

aliento al niño

Rudolf Dreikurs enfatizó;

“El aliento es la habilidad más importante que los adultos pueden aprender para ayudar a los niños. Cuando nos esforzamos por motivar a otros y a nosotros mismos, lo que estamos haciendo es ayudar a desarrollar el valor para enfrentar los retos y dificultades de la vida”.

¿Cómo puedo estimular a mi hijo?

Al alentar a tu hijo le ayudas a desarrollar coraje, entendido como el valor para crecer y desarrollarse, sentirse capaz, disfrutar, y como dijo Dreikurs “para tener el coraje de ser imperfecto, sentirse libre de cometer errores y aprender de ellos”

El aliento se da en muchas formas. Cada una de las herramientas de Disciplina Positiva está diseñada para ayudar a que los niños se sientan mejor, se sientan animados y estar así motivados para hacer y comportarse mejor, por ejemplo:

  • Las reuniones familiares o de aula donde los niños aprenden a dar y recibir estímulo, participan aportando ideas para solucionar problemas.
  • Las preguntas de curiosidad invitan a los niños a pensar en vez de decirles qué es lo que deben pensar o hacer,con ello estamos dando la oportunidad de elegir usar su poder personal como parte de una responsabilidad social.
  • Permitir que los niños tengan la oportunidad de aprender y crecer de sus errores y experiencias.
  • Mostrar confianza en los niños para que puedan desarrollar la confianza en sí mismos.
  • Pasar tiempo especial juntos, para asegurarse de que se transmita el mensaje del amor y fortalecer la conexión.

Una de las aportaciones más importantes de Dreikurs, discípulo y sucesor de Adler en EEUU, fue el enfoque pedagógico o psicoeducacional, entendido tanto en el sentido de educación de los niños como en el de un determinado enfoque psicoterapéutico en general.

Dreikurs llama “Educación Democrática” a lo que es su particular conceptualización de la educación infantil y juvenil en general y a su método de intervención con niños problemáticos.
A diferencia de lo que se considera un enfoque psicoterapéutico, el enfoque psicoeducacional no intenta “curar” o mejorar una sintomatología o cambiar la personalidad. Más bien, se acerca a lo que se entiende como “orientación psicológica” o “counselling”. El papel del terapeuta psicoeducacional es similar al de un profesor que enseña habilidades y métodos pedagógicos, facilita las posibilidades de crecimiento, fomentar la autoayuda y las relaciones interpersonales; y sobre todo, tiene una eminente función preventiva: no se espera hasta que se haya iniciado un proceso patológico, sino que se empieza en la base educativa, enseñando métodos pedagógicos eficaces para evitar la patologización.

Rudolf Dreikurs elaboró y formalizó los conceptos adlerianos en un enfoque psicoeducativo que llamaba “Educación Democrática” que tiene tres líneas de intervención:

  • Enseñar a padres, madres, maestros, maestras, psicólogos, psicólogas y en general a todo adulto que esté en contacto con niños a educar mejor (transmitirles los principios de la Psicología Adleriana y de la Educación Democrática) con el fin de capacitarles para intervenir de forma preventiva y de forma correctiva con sus hijos y alumnos.
  • Intervenir directamente con niños problemáticos o psicopatológicos: aquí, el objetivo de la intervención psicoeducativa con el niño es descubrir la meta inconsciente que persigue el niño en un momento determinado con su conducta perturbadora, revelarle al niño sus metas y enseñarle como actuar de forma más adecuada.
  • Fomentar una colaboración interdisciplinar (médicos, psicólogos, maestros,padres) para mejorar la calidad de la enseñanza, de la educación y de la intervención psicológica en general (intervención preventiva y terapéutica a nivel comunitario).

Según lo que Dreikurs y sus colaboradores solían llamar “educación tradicional” como opuesta a su “Educación Democrática”, la educación tradicional se imparte en escuelas o en familias que imponen métodos autoritarios o autocráticos, como la aplicación de premios y castigos con la finalidad de motivar a los niños.
Según Dreikurs, la Educación Democrática intenta fomentar la coparticipación, el diálogo, la responsabilidad compartida, etc. de todos los miembros del grupo (comunidad, familia, escuela, etc.). Si bien es cierto que no todos los miembros de un determinado grupo tienen los mismos conocimientos y las mismas responsabilidades y derechos, hay que hacer hincapié en la necesidad de dialogar, de hablar de igual a igual y de respeto mutuo. El deber del maestro no es sólo el de transmitir conocimientos y mantener la disciplina en la clase, sino también el estimular a los alumnos, impartir una clase interesante manteniendo la curiosidad, el interés y la motivación.

alentar al niño

Se debe tener en cuenta que un ambiente “democrático” no significa desorden y permisividad o que los alumnos puedan hacer lo que deseen (estilo educativo “laissez- faire”), sino que pretende crear un ambiente rico en estímulos, de manera que los alumnos disfruten aprendiendo, pero a la vez que adquieran responsabilidad para su propio proceso de aprendizaje.

¿Quieres seguir profundizando en crianza respetuosa?
Puedes hacerlo en los siguientes talleres en Madrid
 

Para cualquier consulta, contratar talleres de Disciplina Positiva para familias o educadores ponte en contacto a través de nuestro email en info@padresayudandoapadres.com o de nuestro formulario de contacto haciendo click aqui

 
Para recibir información de recursos gratuitos y más información sobre cómo educar con respeto visita mi web y suscríbete en www.padresayudandoapadres.com
 
 
Firma
 
Carmen Fernández Rivas

Educadora Certificada en Disciplina Positiva para Padres y en el Aula (CPDPE) & (CPDCE) por la Positive Discipline Association EE.UU.
Fundadora de Padres Ayudando a Padres
Coach especializada en familia e inteligencia emocional
Asesora Educativa y Cuentoterapeuta
 
logos-firma
 
 
También puedes encontrarme en Redes Sociales en los siguientes enlaces:
 
 
Educación Positiva para el Aula  
 
Padres Ayudando a Padres  
 
Talleres de formación en Disciplina Positiva para Colegios y Ampas

 
 

Sin comentarios

Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies