No soy una madre perfecta, convivo con mis propios demonios. - Relaciones en positivo
Padres Ayudando a Padres, escuela de padres y madres,madres imperfectas que se superan a si mismas
coaching, creatividad, inteligencias múltiples, hábitos saludables, escuela para padres, comunicación no violenta, neuroeducación, educar a los hijos, cuentoterapia, escuela de padres y madres, disciplina positiva en el aula, escuela de familia
52182
post-template-default,single,single-post,postid-52182,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.7.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

No soy una madre perfecta, convivo con mis propios demonios.

Hace 12 años que pude abrazar físicamente y ver por primera vez la cara de mi gran maestro y digo físicamente ya que había estado disfrutando durante varios meses de un abrazo continuo, espiritual e intimo.

Hace 12 años que morí para renacer ya que aunque no fui plenamente consciente en esos momentos, la maternidad me brindó la oportunidad de ser, de sentir, de vivir de verdad.

Hace 12 años no podía imaginar cómo mi maestro iba a convulsionar mi vida, cómo iba a cambiar mi visión, cómo iba a incitarme a mejorar como ser humano, cómo iba a ayudarme a aprender y desaprender para reaprender de nuevo, cómo iba a llorar y a reir, a emocionarme y a enfadarme y cómo se puede amar sin límites.

Llegaste a mi vidapara ser mi maestro. (1)

Hace 12 años emprendí un viaje, un viaje de redescubrimiento, de reaprendizaje y de reinvención. En mi mochila, las ganas de superarme, de darle la mejor versión de mi misma.

Sinceramente, este viaje ha estado plagado de equivocaciones, de retos no superados, de llantos a escondidas, de sentimientos de impotencia, de expectativas no satisfechas, este viaje no está siendo fácil cuando en esa mochila llevas un mapa que no es el tuyo, que es heredado, que lleva las coordenadas de lo que has vivido, que es el que te has creido que funciona, tenemos que olvidar lo que creemos ser para poder ser lo que realmente somos.

Además para ponerlo si cabe un poquito más difícil para tu propia aceptación escuchas por doquier experiencias de madres perfectas con hijos perfectos, madres que parecen tener la respuesta adecuada en todo momento, madres que no se despeinan, madres que no sueltan tacos, madres políticamente correctas, madres que no se alteran, que tienen la paciencia de un santo, madres que no se tienen que esforzar por sobrevivir al torbellino de la crianza, o como leí en el libro de Daniel J. Siegel ” El cerebro del niño” que recomiendo encarecidamente, madres que a la vez que preparan comidas equilibradas y ecológicas, están leyendo textos en latín sobre como ayudar a los demás, luego los llevan al museo de arte en el coche híbrido, donde se oye música clásica y las rejillas del aire acondicionado despiden efluvios de lavanda con efectos de aromaterapia.

La llave que abrió la cerradura de mi propia auto-aceptación como madre imperfecta, fue hacerme amiga de la culpa, esa voz interior que te presiona y que te avisa de cuando estás transgrediendo una norma autoimpuesta, al hacerme amiga de la culpa, esta sencillamente pasó a ser reparadora y es la que me ayuda a buscar soluciones, convirtiendo las equivocaciones en parte de mi aprendizaje, de ese modo las experiencias que vivo se convierten en parte del desarrollo que necesito para crecer emocionalmente.

El auto-conocimiento, el hurgar en lo más profundo de mi misma, el destapar la caja donde guardo mis demonios es lo que me permite un mayor grado de auto-aceptación y desde ese nivel es cuando puedo empezar a trabajar mi propia y genuina maternidad, no la que leo en los libros ni la que te pintan los grandes gurus de la crianza y la educación.

FB_IMG_1465326083720

La búsqueda de ese auto-conocimiento y de herramientas para la autorregulación me han llevado a conocer modelos de educación y crianza que intento ajustar a mi vida y que la hacen más fácil pero no perfecta, Disciplina Positiva, Coaching Familiar, Inteligencia Emocional, Neuroeducación ( enlace a Herramientas todas me facilitan mi día a día, no hay mejor forma de aprender que compartir y enseñar lo aprendido, en cada taller que imparto descubro la grandeza de la imperfección y como todos los padres, madres y educadores que reconocemos nuestras carencias, salimos reforzados y con una visión más real y humana de la relación con los niñ@s.
Enlace a mis Talleres

Cada uno de nosotros, padres o madres tenemos en nuestro interior todo lo que necesitamos para disfrutar de la ma/paternidad, pero no de una perfecta, ni tan estupenda como la de esta o aquel, sino de la nuestra. Necesitamos escuchar atentamente las lecciones que nos dan nuestros hijos ya que a través de los retos que nos marcan, a través de los conflictos que se generan en el seno familiar es como podemos cuestionarnos y realizar un reencuadre de nuestras fortalezas y debilidades.

Hace 12 años que comencé este viaje y es gracias a querer ir más allá de lo que te depara el día a día como madre, gracias a compartir con otras almas inquietas y otras madres imperfectas , que hoy me acepto como la madre que soy, con sus sombras y sus luces, con sus momentos buenos y no tan buenos.

Hoy puedo sincerarme con mi hijo y decirle a diario que soy una madre imperfecta , que me esfuerzo por mejorar, que no soy ni mejor ni peor que la madre de tal o cual, que en nuestro hogar no llueve algodón de azúcar ni siempre hay sonrisas etruscas perpetuas,ni tampoco tenemos respuestas perfectas para todo, pero si existe un amor tan profundo que lo imposible se vuelve posible y que lo que es oscuro se vuelve luz y que su sonrisa es mi mayor regalo y que sus abrazos me reparan.

Hace 12 años conocí al que es mi maestro, mi hijo, mis entrañas, mi luz, mi todo.
 
Para recibir información de recursos gratuitos y más información sobre cómo educar con respeto visita mi web y suscríbete en www.padresayudandoapadres.com

Firma

Carmen Fernández Rivas
 
Educadora Certificada en Disciplina Positiva para Padres y en el Aula (CPDPE) & (CPDCE) por la Positive Discipline Association EE.UU.
Positive Discipline Association
 
 
 
 
 

Si te ha gustado compártelo en redes.
 

Sin comentarios

Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies